El camino hacia ser mamá

Cómo dar a luz y cuidar de tu bebé recién nacido.

Ser mamá es una de las tareas más hermosas que nos asigna la vida, pero estamos conscientes de que no se trata de algo sencillo. Quizá esa sea la razón de por qué cada vez son más las mujeres que postergan esta bella experiencia, en medio de sus temores y dudas de si están o no preparadas.

Durante el periodo de gestación se viven bellos momentos: la primera vez que escuchamos su corazoncito, el ver cómo va creciendo, cómo podemos distinguir poco a poco su carita, sus manitos… todo esto nos llena de emoción, pero también de angustia al pensar si al nacer sabremos darle de comer, o seremos capaces de calmar su llanto.

Pero, mamá, no te estreses. Recuerda que ahora existe una gran cantidad de alternativas para buscar información, que te ayudarán a prepararte en este camino hacia ser mamá. En muchos lugares hoy en día hay grupos de educación maternal, donde te indicarán qué hacer incluso desde el minuto en que se presentan las primeras contracciones de parto, así como todo lo que debes saber para criar a tu bebé, las técnicas correctas para bañarlo, mudarlo, vestirlo y alimentarlo.

Con esta formación, aunque básica, tendrás las herramientas necesarias para empezar esta nueva vida con tu bebé.

Preparación al parto
Las clases de preparación al parto son recomendables, para que sepas bien qué ocurre cuando llega el momento de dar a luz, cómo son las etapas que debemos pasar, el proceso que siguen las contracciones, y el nacimiento en la fase expulsiva.

Es importante que hagas tu mayor esfuerzo por llegar al parto tranquila. Estás con personal médico experto, que no permitirá que pase algo malo, ni a ti, ni a tu bebé. Además, es el paso necesario que debemos vivir para tener por fin a nuestro pequeño entre los brazos, por lo que los nervios no son buenos compañeros.

Cuando acudas a una clase de preparación al parto, habla con la instructora, e idealmente si se presenta la oportunidad, anda junto a tu pareja. Ambos deben vivir el proceso, y aprenderán técnicas de respiración y relajación, que pueden utilizar para aliviar los dolores durante el parto. Es útil y práctico que el papito también lo sepa hacer, de manera que si el día del nacimiento con los nervios y dolores se te olvida, él te pueda guiar.

Sigue este camino con serenidad. A medida que tu bebé crezca, la práctica te irá dando experiencia y, en poco tiempo, serás una mamá experta.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*