Los vecinos de Coquimbo y Sierravista, en la GAM, recuperaron sus casas tras los sismos del 19 de septiembre de 2017

Ciudad de México

“Si no supiera lo que ocurrió, creería que son departamentos nuevos”, es la primera frase que muchos dicen al ver los edificios de las calles Coquimbo y Sierravista, en la alcaldía Gustavo A. Madero, los mismos que colapsaron por el terremoto del 19 de septiembre de 2017, el cual dejó en esa zona a ocho personas fallecidas y decenas de familias afectadas por la tragedia que se extendió a todo México.

En esas calles, aquella tarde la situación era desoladora: tres edificios, los más altos de la cuadra, estaban devastados. Uno de ellos, que estaba en medio, había cedido por completo, las estructuras que separaban cada planta ya no estaban, un piso aplastaba al otro.

“Es como una bomba, es como una guerra, es como si hubiera llegado un misil, se colapsa, se destruye, se reduce a escombros todo”, relataba en ese entonces Francisco Lermanda, representante de Topos Chile, una de las organizaciones internacionales que llegaron a rescatar a las víctimas que estaban entre los edificios.

En las calles de Coquimbo y Sierravista los trabajos continúan. Para quien no conozca el sector le podría parecer increíble si le contaran que ese fue uno de los escenarios del terremoto de 2017.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*