Consejos para calmar a un bebé que llora mucho

Nada de seguir esos consejos de que los bebés muchas veces por nada, que quede claro que si tu pequeña llora es porque le pasa algo y tienes que atenderle. Ahora, se que las cosas se complican cuando no quiere comer, ni jugar, ni dormir, ni nada y es cuando no sabes qué es lo que le ocurre por lo tanto no tienes forma de calmarlo.

Tu siempre tienes que saber algo y es que algún motivo para follar tiene tu bebé, por lo tanto, debes buscar la mejor solución. En este caso te traído una lista con 9 consejos, 9 cosas que puedes hacer para calmar a tu hijo.

9 consejos para poder calmar a un bebé que llora demasiado
Mecerlo: Obviamente los brazos preferidos son los de mamá, por lo tanto, cuando lo agarramos, los arrullamos, mecemos y decimos cosas lindas se calman. Pues el contacto con nosotras, con mamá les recuerda lo bien que estaban dentro del útero.

Pasear: Esto es algo que todos los padres dicen, muchas veces solo funciona sentar al pequeño en su coche y andar un rato por la casa o la calle. Pues ese vaivén lo hace tranquilizarse, es más muchos padres cuando no lo soportan más deciden subir al niño a la silla del coche y dar una vuelta por el barrio.

La lavadora: Suena bastante loco, pero hay muchos padres que comentaron que cuando su hijo no podía dormir y lloraba desconsoladamente lo tumban en la hamaca y lo ponían al lado de la lavadora, pues el sonido del motor los tranquilizaba y ayudaba a conciliar el sueño.

Masajes: Hay veces los gases hacen daño y por ello un suave masaje le va genial, aunque bueno lo mejor seria que esté acostumbrado a recibir masajes. Para ello tiene que ser manera habitual.

Cambio de brazos: En ocasiones a pesar de todo lo que hacemos no podemos calmar al bebé, llega al punto en el que nos ponemos muy nerviosas y eso no es bueno porque se transmite esa intranquilidad. Lo mejor es darle el niño a otra persona, a alguien que esté tranquilo.

Desnudarlo: Está la posibilidad de que el pañal lo apriete o tenga cólicos, lo que puedes hacer es liberarle del pañal.

Calor de mamá: Pues sí, este es un truco muy utilizado, al colocar al niño al contacto de mamá se consigue la calma y es que al pequeño le gusta sentir el calor y sonido del corazón de su madre.

Paseo por casa: Muchas veces llora por aburrimiento y es por ello que podría calmarse si le das un paseo por la casa contándole todo lo que ves.

El pecho: Esta es sin dudas la solución estrella ya que no solo se alimenta si no que además siente el calor de mamá, el latido de su corazón y sus brazos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*