A 3 meses de asesinato de familia, la viuda negra de la GAM sigue libre

México. A tres meses del asesinato del empresario Jacobo Quesada y de sus dos hijos Jacobo Rafiel y Patricia, Berenice Alanís, la esposa de Jacobo y principal sospechosa del caso, sigue libre.

El pasado 5 de abril, un sujeto armado ingresó a las instalaciones de un gimnasio, ubicado en avenida Zacatenco esquina con Santurce, en la colonia Residencial Zacatenco en la alcaldía Gustavo A. Madero, y disparó contra las tres víctimas.

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México detuvo a la mujer como principal sospechosa del multihomicidio, sin embargo, días después de ser ingresada al penal de Santa Martha Acatitla fue libera bajo la excusa de que fue detenida cuando no había una orden de aprehensión en su contra.

Tras eso ella y su novio se llevaron varios vehículos de lujo, valuados en 20 millones de pesos, que eran propiedad de Jacobo y desaparecieron.

Meses de impunidad
La principal versión sobre el asesinato de la familia Quesada es que Jacobo sacó del testamento a Berenice, luego de que descubrió sus infidelidades, incluso con su propio hijo.

Ante eso se presume que ella planeó el homicidio el cual haría pasar como extorsión o como un asalto.

Un testigo del ataque reveló a Letra Roja que el sujeto que había ingresado ese día al gimnasio a realizar las detonaciones en diversas ocasiones ya había sido visto en el establecimiento.

A tres meses del crimen, Berenice ha sido captada circulando junto a su nueva pareja, un instructor de gimnasio llamado Caín, por calles de Pachuca a bordo de un Corvette Rojo y una camioneta Raptor de color azul metálico.

Amigos y familiares de Jacobo siguen en la espera de que se haga justicia por este multihomicidio en el que a tres meses de haber ocurrido no hay detenidos ni un claro avance es su esclarecimiento.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*