¡ Cuidado! La nueva forma de extorsión en avenidas principales en la CDMX se llama: montachoques.

Ciudad de México

Las autoridades capitalinas han identificado un nuevo tipo de extorsión. Se trata de los montachoques en la CDMX, conductores que provocan accidentes viales para luego exigirles dinero en efectivo a las víctimas a cambio de no golpearlas. Este es el modus operandi de estos delincuentes.

Javier Mercado temió por su vida y la de su familia la noche del 25 de feberero pasado. Luego de sufrir un accidente vehicular, tres hombres “altos y muy violentos” lo amenazaron. Le exigían el pago de 20 mil pesos en efectivo o lo iban a matar.

Alrededor de las 11:30 de la noche, Javier y su familia circulaban sobre los carriles centrales de Viaducto, a la altura de Parque Delta, cuando se percataron que una camioneta les “aventaba las luces” y tocaba el cláxón de forma desesperada. Metros más adelante, el mismo vehículo se le cerró a Javier.

Después, ambos autos se incorporaron a los carriles laterales. Sólo fue un susto, pensó Javier, pero estaba equivocado. El conductor de la camioneta frenó bruscamente y Javier no reaccionó a tiempo y estrelló su coche contra la camioneta.

“Se bajaron tres tipos altos, muy violentos, con ganas de golpearnos. Yo le hablé a a la policía. Los hombres golpeaban las ventanas de mi coche y me decían que debía pagarles al menos 20 mil pesos o me iban a matar”, recuerda Javier.

Tras pedir apoyo a la policía, el hombre de 56 años se comunicó con su aseguradora. Durante la llamada le indicaron que esperara en el lugar del accidente a la policía y al ajustador del seguro.

Al ver que Javier hablaba por teléfono, los tres hombres le dieron tregua a la familia y se alejararon unos metros. Sin decir nada, Javier encendió su auto, esquivó a sus agresores y siguió su camino. “Estaba exponiendo a mi esposa y a mis hijos, así que mejor me arranqué, pero los sujetos me siguieron hasta mi casa y se quedaron afuera hasta las 3 de la mañana”, relata.

Samantha Cerros también se salvó de ser víctima de los montachoques en la CDMX. Ella iba camino a su casa, cuando se percató que un auto la seguía de cerca. “Pensé que me querian secuestrar. Estaba muy nerviosa”, dice.

El caso de Samantha ocurrió en la lateral de Circuito Interior, a la altura de San Cosme. El auto que seguía a la joven de 35 años la rebasó y se puso frente a ella, luego de unos metros se “amarró y yo me estampé“, relata.

De inmediato, dos señoras corpulentas descendieron del auto y le exigieron dinero. Samantha no llamó a su seguro. Sólo tomó fotos de las placas y se arrancó. Las mujeres del otro auto la siguieron, pero ella logró perder a sus perseguidores entre las calles de la colonia San Cosme.

Al día siguiente, Samantha acudió al Ministerio Público y presentó una denuncia contra quien resulte responsables por el delito de tentativa de extorsión.

Las autoridades le pidieron la foto de las placas, su testimonio y abrieron una carpeta de investigación.

Las autoridades le pidieron la foto de las placas, su testimonio y abrieron una carpeta de investigación.

Geraldina Sámano no corrió con suerte y fue víctima de los montachoques en la CDMX. Una noche, la joven de 28 años iba en su auto en compañía de una amigas, cuando el auto de enfrente frenó en seco y sin motivo. Ella no pudo esquivar y se estrelló.

Tras el choque, la joven descendió de su auto para revisar los daños. El conductor del otro auto y dos hombres más le pidieron su credencial del INE y la tarjeta de circulación para asegurarse que Geraldina no fuera a escapar. Ella accedió a dar sus documentos en lo que llegaba la policía, pues no tenía seguro.

“Todas estábamos asustadas porque eran tres hombres. Yo lo único que quería era salir lo más pronto de ahí y no esperar a la patrulla, porque me dijeron que se llevarían mi camioneta al corralón si no pagaba. Al principio me pidieron 2 mil pesos, luego amenazaron y me obligaron a pagarles 10 mil pesos, porque supuestamente, al ser un Mercedes Benz, costaba más la reparación”, relata Geraldina.

Antonio, un agente de seguros con experiencia en accidentes viales, señala que hay ocasiones en que los policías están coludidos con los montachoques en la CDMX. “En ocasiones ellos son los que convencen a los ciudadanos de pagar”, dice.

Gerardo, otro agente se seguros señala que ellos también han sido víctimas de este tipo de extorsiones. “Nosotros como aseguradores también tenemos que ceder en algunas ocasiones. En 90% de las veces los montachoques en la CDMX huyen al ver que llegamos o cuando llega la policía, pero cuando se aferran, hasta nos amenazan y dicen que conocen a nuestros jefes”, explica.

Tras conocer los casos de tres víctimas de los montachoques en la CDMX y las versiones de dos ajustadores,Chilangocontactó a la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y a la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) para conocer más sobre este nuevo modus operandi; sin embargo, no hemos obtenido respuesta hasta la publicación de este reportaje.

El modus operandi de los montachoques en la CDMX es tan reciente que aún no está tipificado y las denuncias suelen ser archivadas como extorsión o intento de extorsión.

¿Cómo reaccionar ante los montachoques en la CDMX?

La Secretaría de Seguridad Ciudadana emitió recomendaciones sobre cómo actuar en estos casos para evitar ser extorsionados.

“Si ocurre un hecho de tránsito con otro conductor, que pudiera parecer extraño o fuera de lo común o si el supuesto afectado se torna agresivo o va en compañía de varias personas, el ciudadano debe permanecer al interior de su vehículo, llamar a la aseguradora y a un policía para la atención correspondiente”, explicó la dependencia capitaina en una tarjeta informativa.

El pasado 9 de agosto, el Centro de Orientación Vial de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México publicó un tuit en el que sugiere:

  • Mantener la calma y permanecer dentro del vehículo.
  • Llamar a la aseguradora y hacerles saber del hecho.
  • Llamar al 911 o al 5208-9898 o pedir apoyo a través de la cuenta de Twitter @UCS_CDMX.
  • Verificar que el personal de la aseguradora cuente con una identificación, uniforme y docuseguros.mentos legales que los acredite como parte de la empresa.
  • No ofrecer dinero a cambio de apresurar el proceso.
  • No perder de vista sus pertenencias personales: llaves, licencia de conducir, póliza de seguro, entre otros.
  • Estar presente en todo momento durante la verificación por parte del personal de las empresas de seguros.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*