Médicos particulares atienden a pacientes COVID sin guía en CDMX: UNAM

Ciudad de México

Al menos 2,466 personas han fallecido en su casa por Covid-19 o con sospecha de haber contraído el virus, en la Ciudad de México

Entre el 5 de abril y el 12 de diciembre del año pasado, se emitieron 31,787 actas de defunción en la capital en las que se precisó que la causa de muerte de la persona fue el Covid-19, o se tenía sospecha de la enfermedad; el 7.7% (2,466) de las actas indican que el deceso se presentó en el domicilio de la víctima, de acuerdo con los datos utilizados para calcular el exceso de mortalidad en la CDMX.

Las defunciones de personas en sus domicilios por coronavirus se han presentado en las 16 alcaldías capitalinas.

Iztapalapa (573 casos de muerte en domicilio); Gustavo A. Madero (315); Cuauhtémoc (169); Álvaro Obregón (165); y Coyoacán (157), son las cinco localidades con más casos.

En contraparte, las alcaldías con menos defunciones fueron, en el mismo periodo de tiempo mencionado, Cuajimalpa (42), Magdalena Contreras (48), Milpa Alta (50), Benito Juárez (88) y Azcapotzalco (93).

Hasta el sábado pasado, de acuerdo con el seguimiento de decesos que lleva a cabo el Gobierno de la CDMX, las alcaldías con más casos de defunción a causa del Covid-19 en su generalidad por cada 100,000 habitantes fueron: Azcapotzalco (464.94 muertes), Iztacalco (412.88), Gustavo A. Madero (336.46), Venustiano Carranza (326.38) y Cuauhtémoc (318.26).

Las edades de las más de 2,000 personas que perdieron la vida por el Covid-19, o por sospecha del mismo en sus domicilios, van desde niños y jóvenes hasta adultos mayores.

Destacan dos casos de muertes de menores edad; uno fue el de un niño con meses de edad, que falleció el 29 de abril del 2020 en la alcaldía de Tláhuac.

Mientras que el otro caso se trató de un joven adolescente de 14 años que murió el 28 de noviembre del año pasado, en Iztapalapa.

Los adultos mayores, es decir, las personas de 60 a más años son, en general, el sector de la población en donde más casos de defunciones en domicilio se presentaron entre el 5 de abril y el 12 de diciembre del 2020.

Y es que en dicho lapso de tiempo se emitieron 1,638 actas de defunción cuya causa de muerte fue el Covid-19, o sospecha de la enfermedad, en donde las edades de las personas iban de los 60 a los 100 años.

Lo anterior fue equivalente a que 66.4% de actas de defunción emitidas (2,466 en total) fueron de personas adultas mayores.

El rango de edad con más casos fue el de las personas entre los 70 y 74 años, en donde se registraron 297 decesos.

Para el doctor Samuel Ponce de León Rosales, coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud de la UNAM, las muertes en domicilios de las personas pueden estar relacionadas con diversos factores, como el miedo que siente la población de ser sometida a procedimientos como la intubación derivado de complicaciones por el Covid-19, así como no ver ya a sus familiares.

El especialista refirió que muchos pacientes contagiados con comorbilidades inician su tratamiento en casa con médicos particulares, pese a que dicho sector de la salud no tiene una guía como tal de cómo llevar un tratamiento contra el Covid-19.

“Ésta es un área de atención a la salud que no ha atendido el programa de atención a Covid, porque no lo ha atendido; esto (atender a pacientes infectados) lo están haciendo los médicos particulares sin que esté establecida ninguna guía y esta es una de las recomendaciones”, dijo, que se emitieron en el documento: Reflexiones sobre la Respuesta de México ante la pandemia de Covid-19 y sugerencias para afrontar los próximos retos.

El doctor, quien formó parte de los más de 30 especialistas que suscribieron el documento que se presentó al gobierno federal el pasado 27 de enero sobre el manejo de la pandemia, lamentó también que todavía la recomendación sobre la capacitación a médicos privados, así como las demás emitidas por los especialistas no han sido tomadas en cuenta hasta ahora.

“Tendríamos que sentarnos a ir comentando casi punto por punto, en principio yo diría que, prácticamente, no ha habido ninguna respuesta”, acotó.

León Rosales sostuvo, a su vez, que la principal diferencia entre la atención de un paciente con Covid en casa y un hospital es que en este último se le puede proporcionar oxígeno de manera más ágil, en caso de necesitarlo.

“Hay gente que prefiere agotar las posibilidades en casa para fallecer en todo caso cerca de sus familiares”, comentó.

Otro factor que se debe considerar, afirmó el especialista, es que la persona infectada no distingue síntomas que pueden agravarse y con ello aumentar el riesgo de muerte por el virus.

“El análisis de esto requiere un estudio muy detallado, que no tenemos también, no tenemos muchas respuestas para estas cosas porque no se han realizado los estudios que debieran realizarse ya, porque ya tenemos un año de pandemia”, concluyó.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*