Se casan 386 parejas en boda colectiva en la GAM

Con su vestido blanco, bien maquillada y nerviosa, Gabriela, con apenas 18 años cumplidos, decidió unir su vida con su novio Luis Donaldo, al igual que otras 386 parejas, algunas del mismo sexo, que recibieron el domingo su certificado de matrimonio en las bodas colectivas que realiza la alcaldía Gustavo A. Madero.

En la explanada de la alcaldía, Gabriela, sin su familia, oriunda de Oaxaca y solo con su gran amor para el joven Luis Donaldo, selló su noviazgo de cinco meses con el acta entregada por la juez 33 del Registro Civil.

En tanto que Judhit y María Isabel, quienes llevaban 30 años viviendo juntas, celebraron con un beso la legalización de su amor en esta alcaldía que, dicen, es su casa.

En semanas pasadas, 446 parejas registraron su enlace matrimonial, pero a la entrega de los certificados, celebrada el día domingo y encabezada por el alcalde Francisco Chígil Figueroa, solo acudieron 386.

Ellas vestidas en su mayoría de blanco, algunas hasta con velo de novia, y ellos con sus trajes sastre, esperaron ansiosos y tomados de las manos varias horas a que se llevara a cabo la ceremonia, en la que disfrutaron de algunas canciones de José José ejecutadas por la orquesta de la delegación.

Con su pequeña mano, la joven Gabriela apretaba la de su novio. «Estoy nerviosa, pero contenta», dijo en un sondeo con las parejas.

A pesar de que ninguno de los dos jóvenes contó con el acompañamiento de sus familiares, se declararon felices de poder recibir su certificado de matrimonio y hasta disfrutar un pedazo de pastel que la alcaldía les habría de obsequiar.

Durante el evento, funcionarios anunciaron que el 14 de febrero del 2020 se llevará a cabo otra ceremonia de matrimonios colectivos, por lo que se tendrán dos eventos de esa naturaleza al año.

Por su parte, el alcalde Chíguil Figueroa dijo que es positivo pensar en la familia y en la seguridad jurídica: “Siempre es bueno esos lazos».

Sostuvo que entregan certificados de matrimonios a jóvenes, adultos mayores y a parejas del mismo sexo, porque se debe apoyar y respetar a la diversidad.

Entre las parejas que recibieron su certificado estaba Maricarmen, quien ya vivía con su pareja desde hace seis años con sus dos hijos respectivos.

“Decidimos hacer las cosas con orden, pues a veces uno hace las cosas al revés, primero nos vamos a vivir juntos y después nos casamos. ¡Hoy reafirmamos nuestro amor!», enfatizó.

Los recién casados señalaron que aplauden este tipo de ceremonias colectivas y gratuitas porque les permiten poner en orden su situación jurídica con sus parejas sin importar el sexo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*