Peregrinos de la GAM en 30 vochos fueron a pagar su manda a Chalmita

Ciudad de México

A pesar de que el Santuario de Chalma se encuentra cerrado por la pandemia de Covid-19, cientos de personas llegan en peregrinación para venerar al Cristo Negro y a la Guadalupana, y de paso darse un chapuzón en el río.

Miguel y sus amigos arribaron al santuario en una treintena de vochos desde la alcaldía Gustavo A. Madero, en la Ciudad de México.

“Venimos 30 carros llenos, como de a cinco personas por auto, en total unas 150”, dijo mientras el grupo se juntó para tomarse la foto.

“Son 13 años que venimos así. Somos amigos que nos juntamos en vochitos cada año y llegamos a dar gracias al santuario por un año más de vida”, afirmó Miguel.

La emergencia sanitaria y el cierre de centros religiosos “nos preocupa, pero nos preocupa más no venir a dar las gracias y para que nos dé otro año de vida, porque así como está la situación está difícil; de por sí nos está llevando la tiznada, pues mínimo que nos dé un año más de vida.

“Es nuestra manda de venir aquí al santuario. Aunque sabíamos que iba a estar cerrado, pero de todos modos, con el simple hecho de venir a dar gracias ya es algo bueno”, consideró Miguel, mientras sus amigos ingresaban a darse un chapuzón al río.

Los peregrinos aprovechan su visita al Santuario de Chalma para meterse al río. Durante este momento de recreación dejan a un lado las medidas de prevención, como el uso de cubrebocas y la sana distancia.

Sobre las medidas sanitarias, los peregrinos afirmaron que “desde allá atrás nos dijeron que usemos cubrebocas, pero ahorita como nos estamos mojando, todos lo traemos arriba del carro, desde la Ciudad de México nos insistieron en que lo usáramos, porque estamos a 20 minutos de la Basílica de Guadalupe. Allá vivimos y sabemos cómo está la situación, todos traemos gel y cubrebocas, pero ahorita nos estamos mojando”, comentó el grupo, y afirmó con esperanza: “Esperamos regresar aquí el próximo año”.

Maximino Velasco Zea, vigilante de la monumental Virgen de Guadalupe de Chalma, repitió a los peregrinos que el sitio “está cerrado por la pandemia. No tenemos fecha para abrir, el obispo no ha dicho nada”.

El acceso para visitar la imagen de la Guadalupana se cerró desde el 23 marzo, para evitar contagios; sin embargo, la gente sigue llegando a ver la figura de 33 metros de altura por 12 metros de ancho, que tiene un peso de 110 toneladas de bronce y 90 de acero, creada por Víctor Gutiérrez, afirmó el cuidador.

Santiago Mancilla, comerciante, afirmó que durante estos meses de pandemia han vivido “una situación canija, las ventas no levantan, los peregrinos apenas empiezan a llegar”, porque no hay acceso al santuario.

Cientos de peregrinos llegan a Chalma a venerar al Cristo Negro y a la Guadalupana, aun cuando el lugar está cerrado.

“Estamos pasando una situación difícil. Dependemos del comercio de los peregrinos y los ahorros sirvieron para dos o tres meses, tuvimos que salir a buscar trabajo de lo que sea”, añadió.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*