VIDEO ‘Una señora me pregunto si me acordaba de ella, era mi madre estaba con un niño y con otro señor’ Daniel Sosa narra el abandono de su mamá

Ciudad de México

Daniel Sosa estuvo en La Entrevista con Yordi Rosado, en la cual habló del abandono que sufrió por parte de su madre, quien se fue de su casa cuando tenía siete años de edad.

De acuerdo con el standupero, su familia vivía en la casa de su abuela materna, por lo que cuando comenzaron los problemas entre ambos él pensó que el que se iría sería su papá.

Sin embargo, cuando su mamá se fue, su padre se quedó a vivir con sus suegros y ahí se encargó de mantenerlo hasta que cumplió 15 años.

Por muchos años, nadie le dijo qué fue lo ocurrió y por qué no vivía con su mamá. Esto, dijo, lo hacía sentir responsable de haber cometido algo que la molestara.

Durante la charla, Daniel aseguró que recuerda que en una ocasión estaba jugando cuando su abuela le pidió a su mamá que lo cuidara, lo cual le hizo sentir que ella no quería estar a su lado.

Cuando le preguntaban sobre su mamá, solía decirle a los demás que se encontraba en otro lado y nunca comunicó a sus amigos o conocidos la situación.

«Me convertí en un niño no con familia, sino con familiares», menciono.

Sus parientes, comentó, se encargaron de blindarlo por medio de asistir a los festivales escolares y a todos los eventos que eran relevantes, pero en lugar de hacerlo sentir bien, creía que les estaba ocasionando molestias. Destacó que su padre de encargó de él completamente, aunque aseguró que solía perder la razón cuando se enojaba o quería vengarse de alguien.

Agregó que lo más duro que le dijo su papá fue cuando estaba molesto con él y le dijo que haber embarazado a su mamá fue el peor error que había cometido.

No fue sino hasta que él inició la secundaria que tanto él como su progenitor se mudaron a un departamento en Azcapotzalco, punto en el que se enfrentó a la soledad cuando él se iba a trabajar. Al pasar a segundo año tuvo que cambiar de escuela privada a una pública, lo cual ocasionó que comenzara a ser insultado por sus compañeros.

En cierta ocasión, dijo, su papá salió de casa, pero no regresó durante aproximadamente un mes. Poco después se enteró de que lo habían atropellado y estaba en el hospital. Pese a esto, no creyó en lo que había pasado.

Tuvo que apostar en los juegos de futbol para poder ganar dinero suficiente para comer e incluso tuvo que pedirle un bistec a su vecina para poder alimentarse.

Cuando tenía unos 16 años de edad, contó, le pidió permiso a su abuela para poder pasar la fiesta de Año Nuevo con ellos. Al llegar decidió saludar a todos. Una mujer le preguntó si se acordaba de ella, a lo cual respondió que le resultaba familiar. Esto se debía a que era su madre, a la que no veía desde casi nueve años.

«Volteó, amigo y ahí con un niño y con otro señor», dijo.

Destacó que la situación lo hizo sentirse traicionado por su familia, debido a que no le avisaron que ella se encontraba ahí. Al final decidió que lo mejor era regresar a su casa para pasar solo el Año Nuevo.

Pocos días después, dijo, su padre le dijo que ya no podían vivir en el departamento, ya que no tenían dinero para poder pagar la renta. Por si fuera poco, comenzó a notar que su papá comenzó a robarle el dinero que tenía ahorrado.

A esto, su padre respondió llorando y diciéndole que no tenía dinero para pagar las cosas. Esto, aseguró, hizo que su papá dejara de estar en el pedestal que lo tenía.

Posterior a esto, ambos tuvieron que vivir en casa de su tía, debido a que se habían quedado sin dinero de nueva cuenta. De esta forma, tuvieron que compartir el cuarto y la cama junto a su abuelo paterno. Al terminar la preparatoria, pidió a su abuela regresar con ella, lo cual le quitó la libertad que ya había tenido.

Durante su adolescencia, anotó, pasó mucho tiempo con su padre viendo programas y películas de comedia, por lo que cuando vio a Ricardo O Farril por primera vez se sintió sorprendido de que se hiciera standup en México. Esto fue el inicio la carrera que lo llevó a convertirse en uno de los referentes del humor en el país.

Vía El HERALDO DE MÉXICO

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*